lunes, 10 de abril de 2017

Círculos infantiles en Cuba: espacios de vida y mañana



Los Círculos infantiles llegan hoy a su aniversario 56 de constituidos en Cuba por incitaba de Vilma Espín y con el acompañamiento lúcido de Fidel Castro; y en Las Tunas, como en todo el país,  la mañana apunta a celebración cómplice en los salones de cada uno de ellos.

Primero se había creado el Instituto de la Infancia, una entidad que tuvo dependencias en cada una de las regiones del país y que responsabilizó directamente a los primeros secretarios del Partido Comunista de Cuba  en cada región con asesorar e impulsar la tarea.

En Las Tunas, los primeros pasos se dieron entonces de la mano del Comandante de la Revolución Faure Chomón y nombres de consagrados educadores  como el  de Eva Cruz, Ermis Báez y Ramona Osorio se recuerdan como semillas de la  obra colosal que ahora da frutos.

Tras más de cinco décadas y en medio de los desafíos mayúsculos de la educación cubana, empeñada en un proceso de perfeccionamiento ambicioso que también les alcanza, el trabajo se consolida y la pasión por los niños y su formación integral, se afianza.


martes, 4 de abril de 2017

Juventud, añejo sabor de nuevos tiempos



Asumir los desafíos de estos tiempos y dar continuidad al proceso revolucionario que triunfó, de la mano de Fidel Castro, parecen las metas más ambiciosas de la vanguardia política de la juventud que arriba hoy a los 55 años de constituida la organización que les agrupa: la Unión de Jóvenes Comunistas.

Entre los más destacados de sus años fundacionales está el Comandante Ernesto Guevara, el ilustre argentino-cubano que definió a los integrantes de la organización con una palabra sonora y trepidante: vanguardia.

Aquí les dejo las consideraciones del Che y los rasgos que él creía,  debía tener, sin cuestionamientos, un joven comunista.



martes, 14 de marzo de 2017

Fidel y la Prensa.



Fidel le dijo a Ramonet sobre la prensa en 2006: 



Yo diría que los medios hablan de mí con respeto, pero con familiaridad. Nadie me ve como una figura encaramada en el Olimpo. Mucha gente me trata como un vecino, conversan conmigo.

Por naturaleza, soy hostil a todo lo que pueda parecer un culto a la persona, y usted puede constatar, ya se lo he dicho, que en Cuba no hay una sola escuela, fábrica, hospital o edificio que lleve mi nombre. 

Ni hay estatuas, ni prácticamente retratos míos. Aquí no se producen retratos oficiales. Es posible que, en alguna oficina, alguien haya puesto una foto mía, pero es una iniciativa personal y en ningún caso se trata de un retrato oficial. Aquí ningún organismo del Estado gasta dinero y pierde tiempo realizando y repartiendo fotos oficiales mías o de cualquier otro dirigente. Eso, en nuestro país, no existe.